Filosofia Empresarial

Ingeniero Industrial con 28 años de edad.

Monday, April 17, 2006

interpretaciòn de la cultura organizacional

Como parte de nuestra trayectoria como miembros de la sociedad nacional Mexicana, estamos muy acostumbrados y adaptados a los procesos de transculturizacion, los cuales consisten en el desplazamiento de los valores de la cultura nacional por otros valores de otra cultura, en cierta manera esto es por que nosotros mismos no reconocemos los valores nacionales y recurrimos a la manera en que otras culturas resuelves sus problemas para traer las soluciones ya hechas, esperando que los resultados se den de facto y como un efecto mágico.
¿De donde partes las filosofías, técnicas y metodologías que otros países desarrollan?, de estudios que realizan sobre su materia de análisis, que no es mas que su propia sociedad, su propia industria y sus propios problemas específicos; encuentran la solución y la implementan, trayendo consigo el éxito esperado y, por lo tanto, la atención de todos los que buscan un modelo a seguir, o un líder que los guíe por el camino de su vida, intentan adaptar las soluciones empleadas por sus ídolos triunfadores, como es el caso de México.
Un claro ejemplo de ello son las tres corrientes filosóficas empresariales de: la administración estratégica, los sistema de gestión de la calidad y la gestión por valores, la primera viene de una sociedad que ha basado su desarrollo, en muy buena medida, en la guerra y sus procesos, de ahí que los nombres usados sean Visión, Misión y objetivos estratégicos, y no resulta difícil de entender que dicha filosofia tenga su origen a principios de los años 50`s en Estados Unidos, después de todo, ellos ganaron la guerra; La segunda, es una corriente Europea, que, tras el gran trauma de la segunda guerra mundial que vivió en sus entrañas, su enfoque es mucho mas social y pragmático, tenemos que recordar que tuvo que reconstruir casi todas sus ciudades y su población sufrió hambre verdadera, este enfoque pragmático lo muestra así en los principios de los sistemas de gestión de la calidad, su enfoque es muchísimo mas social, sin dejar de ser altamente eficiente y logra su participación en el mundo de las corrientes filosóficas hasta que tuvo la fuerza económica, política y social de poder hacerlo, hasta finales de los ochentas, después del derrumbamiento del muro de Berlín; La tercera es la Gestión por valores, que establece un marco referencial de valores organizacionales fundamentados en una ética organizacional y una responsabilidad social, este enfoque es mucho mas del estilo de la cultura nacional Japonesa, quienes también tuvieron que reconstruir su nación sufrieron hambre, y comprenden de una forma muy distinta el concepto del trabajo, ya que ese es su valor mas poderoso, y sus resultados están claramente demostrados en la definición de sus productos que cumplen con el objeto y su objetivo, la satisfacción de la necesidad del cliente, que era su compatriota lastimado por la guerra. Pero México interpreta estas filosofías y técnicas haciendo una revoltura que no deja mas que una masa amorfa en las organizaciones, tratando de definir propósitos organizacionales, visión empresarial y responsabilidad social, como si fueran conceptos distintos; al igual que pasa con la misión, la política de calidad y el código de ética organizacional; siendo que el propósito de todas ellas es el mismo, lograr la eficiencia de las organizaciones en un entorno mundial y altamente competitivo.
A finales de la segunda guerra mundial, Estados Unidos se nombro responsable del apoyo en la reconstrucción industrial de Japón y los principales responsables de esta actividad en cuestiones de control de la calidad fueron el Dr. Deming y el Dr. J.M. Juran, quienes tenían a su cargo la estandarización de los conceptos de calidad para establecer una línea comercial de productos y servicios entre Japón y los Estados Unidos; para esto, con respecto a esta materia del control de calidad, en estados Unidos se desarrollo con éxito la técnica del Total Quality Management (TQM por sus siglas en inglés) o administración total de la calidad, que consistía en la formación de un departamento de especialistas en ingeniería que tenían la tarea de monitorear los indicadores de calidad de los procesos y los productos por medio de una técnica llamada CEP o control estadístico de la producción, y determinar por medios estadísticos las mejoras al proceso y sus productos con la finalidad de lograr la satisfacción del cliente, esta técnica fue llevada a Japón y expuesta ante la unión de científicos e ingenieros japoneses (JUSE) quien estableció un comité de investigación de cinco miembros que mas tarde se conoció como el grupo de investigación QC (Quality control), control de calidad. La mayoría de las autoridades en control de calidad en Japón son, o fueron, miembros de este grupo y entre ellos se encuentran los profesores Asaka, Ishikawa, Kogure, Mizumo y Moriguchi. El Dr. Deming expuso los conceptos del TQM ante este comité y tras un análisis detallado de los objetivos y propósitos que tenia dicha técnica este grupo de profesores japoneses determino que no era aplicable dentro de su cultura laboral, debido a que ellos tenían un concepto que nombraron como TQC, o Total Quality Control, que consistía en que los miembros de sus sociedades empresariales no requerían de un departamento de esta naturaleza, ya que todo su personal era conciente de los estándares de calidad a los que estaba comprometido en su trabajo, cada uno de los miembros de sus empresas era responsable de la calidad que le correspondía, incluyendo desde los operarios, hasta los directivos, a esto se le llamo control total de la calidad en toda la organización o TQC. Aquí podemos ver la fuerza de rechazo que tuvo Japón a una transculturizaciòn que a su modo de ver la vida por sus valores, no tenia mayor fuerza que lo que ellos trabajaba ya como una forma de vida.
Posteriormente se invito al Dr. J.M Juran para exponerle tal concepto de la calidad total, y éste desarrollo e impartió los cursos especializados de control de calidad dirigidos a los directivos, en 1950, y a los niveles gerenciales, en 1957, haciendo que cada parte de la organización se hiciera cargo del control de calidad que le correspondía y de esta manera la responsabilidad en el cumplimiento de los requisitos quedaba en manos de quien hace las cosas, este concepto se ve claramente reflejado en los términos y definiciones estandarizados por la Norma ISO9000, la cual define al control de la calidad como “parte de la gestión de la calidad orientada al cumplimiento de los requisitos de la calidad”.
Esto pudo ser el disparador que origino que los investigadores se centraran en determinar cuales eran los aspectos que se manejaban en las organizaciones japonesas para el logro del compromiso de todos sus miembros hacia la calidad final, o la satisfacción de las necesidades de sus clientes, y fue hasta los años ochentas cuando los consultores Tom Peters y Robert Waterman, consultores de McKinsey, acuñaran el concepto de cultura organizacional.
Con lo anterior podemos darnos cuenta de que el hablar de una cultura organizacional no solamente es hablar de los conceptos de valores en su enfoque universal, de hecho, los operarios japoneses pueden realizar el control de la calidad ellos mismos por que tienen bien definida la técnica que emplean para hacer su trabajo, esto es, los procesos están claramente definidos y los indicadores de calidad y eficiencia están claramente establecidos.
Ahora, el motivo por el cual la filosofía de la implementación de una cultura organizacional en las empresas Mexicanas no funciona, es por que dicha implementación parte del supuesto de que los procesos están claramente definidos, y supone, con base a modelos mentales derivados de nuestra trayectoria como país y como individuos, que los valores a los que hace referencia dicha filosofía empresarial son los valores universales, como verdad, justicia, honradez, responsabilidad, etc; siendo que los valores verdaderos pueden ser definidos como los bienes culturales propios de cada organización empresarial y no son mas que los procesos, sus productos y el personal, entendiendo que cada uno de ellos tiene un valor organizacional, ya que su peso especifico es el que determina el valor que la organización a nivel general.
Esto no excluye a los valores en su enfoque universal, por el contrario, si los valores (productos, procesos y personal) se encuentran bien definidos, es mucho más fácil que los miembros de la organización aterricen los conceptos de valores en su enfoque universal y se logre la identificación del individuo con su organización, ya que si un individuo tiene objetivos claros, por consecuencia, tiene una visión compartida de lo que es la responsabilidad social de su trabajo.
Uno de los principios de los sistemas de gestión de la calidad es “la toma de decisiones con base en datos y hechos”, esto claramente nos indica que no podemos partir de supuestos, como los de que la técnica organizacional esta bien definida, ya que una evaluación a los objetivos formulados arroja el síntoma de una falta de definición de procesos. Siendo este uno de los motivos ocultos por los cuales el cumplimiento de las metas organizacionales no se logra, o difieran, por mucho o poco, con lo que en un principio parecía buena idea.
Son muchos lo motivos por los cuales no se logra un desarrollo de la cultura organizacional, sin embargo, los requisitos de la Norma ISO9001 forman una estandarización para el logro de la definición de los procesos de la organización, que si se aplica con un enfoque responsable, se convierte en la herramienta para el desarrollo de la cultura organizacional y establece el conjunto de indicadores que cada individuo tiene que cumplir para garantizar el propósito organizacional. Así comenzamos un proceso que basa sus etapas en un discernimiento ecléctico, para adoptar lo mejor de cada técnica y filosofía para adoptarlo y aplicarlo de la mejor manera de acuerdo a nuestras necesidades.El concepto de “cultura organizacional” esta integrado por un concepto antropológico y un concepto psicosocial, con la finalidad de establecer la existencia de un ente vivo inorgánico y que al ser un producto de la mente del hombre, es un reflejo de si mismo, de esta manera este ente tiene facultades instintivas, afectivas e intelectuales, cuenta con sistemas que interactúan de forma muy semejante a los sistemas de un ser vivo y que su voluntad esta determinada por una necesidad del sistema externo que viene a ser su medio ambiente natural, para lo cual se reconoce que dicho ambiente corresponde a un ambiente semejante al de la naturaleza, en donde la ley del mas fuerte y la del mas apto determinan la evolución o extinción de las especies. De aquí la verdadera importancia de que la organización empresarial reconozca la necesidad de lograr una cultura organizacional apta para la supervivencia, ya que la velocidad a la que el mercado se mueve cada vez es mas rápida y la integración del personal a esta cultura es de vital importancia debido a que la innovación y la mejora continua únicamente viene de las personas, y ya no puede dejarse esta tarea a un solo grupo de personas responsables de la dirección de la organización, es una tarea que integra a todos los miembros de la mismas, debido a que la inteligencia organizacional se logra por medio de la calidad en las interconexiones que se logren entre cada célula del sistema, para garantizar el flujo oportuno de información que le permita a la alta dirección reaccionar y tomar decisiones con base en datos y hechos.